A la historia han pasado nombres como el de Phineas Taylor Barnum (1810-1891), que, cuando llegó a una más que respetable edad de 61 años con pingües ahorros,