Durante más de cuatrocientos años y con una periodicidad más que respetable, por mor de la escasa esperanza de vida de los reyes y reinas del convulso reino