Sobre el cadalso, un alarido. “¡Barceloneses!…” El reo, con los ojos casi fuera de sus órbitas y una vena hinchada cruzándole el cuello, estaba rojo de ira. “¡Barceloneses,