Fueron putas y santas. María Magdalena, Afra de Augsburgo y María Egipciaca, me refiero: las tres mujeres bajo cuya advocación nació, a un tiro de piedra de la