El trabajo del historiador no siempre es fácil, pero merece la pena cuando se ven plasmados sus resultados sobre el papel y, sobre todo, y en el caso