Diario de viaje, 3. Federico Nata

Se llamaba, literalmente, «Federico Nata líquida», sufría una deformación facial solamente ocultable bajo una densa barba, se volvió sordo queriendo ser músico y murió solo, loco y abandonado por los suyos. Cuesta imaginar que de tan miserable vida surgieran algunas de las piezas de música más hermosas de la Europa del siglo XIX, pero así fue. Bedřich Smetana (1824-1884) es el compositor clave de la música clásica checa y su obra, en mi opinion, de las mejores de su época. Porque cuando uno navega por el río Vltava tal pareciera que sus aguas tocasen la melodía que Smetana, ya prácticamente sordo, tan sólo pudo oír  dentro de su imaginación.

Al igual que Smetana se volvió loco -la causa de la chifladura es controvertida: se ha especulado con que pudiera ser debido a la sífilis; pero estudios recientes lo discuten-, los aguerridos estudiantes de la LŠSS comenzamos a enajenarnos a causa de los siete casos, siete, del idioma checo. Hoy, el acusativo: las palabras «bratr» (masculina, «hermano«) y «sestra» (femenina, «hermana«) han ocupado el 90% del hemisferio izquierdo de mi maltrecho cerebro durante el día de hoy. Si queremos decir que tenemos uno o dos hermanos o hermanas, deberemos cambiar la terminación de estas palabras y añadir una a (masculino singular), una u (femenino singular) o una y (plural) al final:

– Para el singular: Mám jednoho bratra / Mám jedna sestru
– Para el plural: Mám dva bratry / Mám dvě sestry

Bien, entendido. La cuestión es que los niños siempre llegan a joder la marrana alegrarnos la vida, y si queremos decir que tenemos uno o dos niños, pues las palabrejas (děti, niño;  dítě, niños) no cambia:

– Mám jedno děti
– Mám dvě dítě

La razón es tan sencilla como que děti y dítě son palabras del género neutro (eso que se ahorran los checos en manuales de lenguaje  no sexista). Hasta aquí no parece gran cosa, pero aun faltan seis casos más, aprender a conjugar y salvar el culo en el intento. A veces pienso que Tonie y Franzl ya podían haber nacido en Colloto, por poner un ejemplo, y no generarían tantos quebraderos de cabeza. Pero, ¿qué es la vida sin quebraderos de cabeza? Sin darle de vez en cuando un buen centrifugado a los sesos, esta vida no merece la pena. Y si no, que se lo pregunten a Bedřich Smetana.

sva_anezkaceskaPD. A los lectores de este blog poco amantes de la filología (como es obvio, yo tampoco soy su mayor fan), tranquilizarles: aunque estos días hayan estado tan monotemáticos en Olomouc, que para algo venimos a estudiar checo, pronto caerá alguna historieta más llevadera. Admito que, tras la charla sobre historia de hoy, impartida por el gran Antonín Kalous, vicedecano de la Palacký, si hablase hoy de historia sería para soltar sapos y culebras. No por Kalous, enorme comunicador de la historia checa, sino por el turno de preguntas. Sólo diré que el día que comprendamos que la derrota del regimen comunista no sólo la trajeron las derechas y los curas, ni los santos ni la Thatcher, sino también un muy importante y silenciado movimiento social liderado por jóvenes progresistas, con poco que ver con esa derecha alcanforada, quizás entendamos mejor las cosas. Porque llegar y soltar que el 17 de noviembre fue una reacción a la canonización de Santa Inés de Bohemia | Svatá Anežka Česká es que es para mear y no echar gota, kapkakapku, si la declinamos al locativo…-

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *