Tragedia a cien millas de Gijón. La tuerta suerte del Luis Puebla (1941)

La explosión de una caldera llevó al traste, hace setenta y ocho años, al buque pesquero ‘Luis Puebla’. Ocurrió a cien millas de Gijón y los cuerpos, así como el barco y las setecientas cajas de pescado que contenía, no se pudieron recuperar jamás.

Aquellos días en que el Luis Puebla se perdió en lo más profundo del Cantábrico, Gijón quedaba muy lejos de Berlín. «Pues menudcosa», dirá el lector suspicaz, «tanto como lo está ahora». Pero no: un poco más. Porque en los periódicos del día de la tragedia, las noticias locales giraban en torno al precio de las hortalizas, abusivo por lo demás en la España del racionamiento, pero las ilustraciones se reservaban para las «obras cumbre de la técnica alemana». «La locomotora más rápida del mundo», decían, «es este gigante aerodinámico construido en Alemania por Borsig, actualmente en servicio para el recorrido de Berlín a Hamburgo». El coloso alcanzaba los doscientos kilómetros por hora mientras aquí el estado de la técnica llegaba a los anuncios de Barachol, «ideal contra la sarna; sin baño ni desinfección de ropas, aplicando la pomada solo en las manos».

[ SEGUIR LEYENDO: https://www.elcomercio.es/sociedad/historias-asturias/luis-puebla-tragedia-cien-millas-20190516111059-nt.html ]

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *